25 febrero 2010

ESTIMADO DEPORTISTA

Dice la gente que después de la tormenta, llega la calma. Si estas palabras fueran transparentes y pudiera colocarlas por encima de tu vida deportiva, identificaría a la tormenta con el brillo de los títulos, y a la calma con este silencio que se envuelve a solas en tus rodillas. No existe mayor identificación que saber con qué no nos identificamos; hoy, con la calma. Pienso que el tiempo juega a tu favor y que aún no disfrutó de ninguna bola de set. Hablo del tiempo.

Le complicas la vida apostando con una mente educada que guarda en un refugio, tus confesiones. No vienes a verle jugar sino a jugar contra él. El tiempo siempre nos ignora cuando pensamos en el tiempo, que ni es ni está; lo construimos al impacientarnos. Y de impaciencia tampoco pareciste presumir. Nuestro cuerpo desconoce al tiempo y al tenis, a la derrota y a la gesta, a tu mente y a este pensamiento, a melbourne o a parís; para un cuerpo únicamente existe él sólo; ni tú. No pienses en el tiempo: te recuperarás antes y te esperamos cada día sin impaciencia.

video

15 febrero 2010

NADAL, EL 3

Rafa Nadal (3) recupera dos semanas después un puesto en el ranking mundial al arrebatar al británico Andy Murray el número 4, mientras que Federer y Djokovic mantienen una semana más su primer y segundo puesto respectivamente. El mallorquín, pese a perder puntos al no haber podido participar esta semana en el torneo de Rotterdam (la edición anterior alcanzó la final), supera a Murray, puesto que el escocés, que tampoco ha estado presente en la cita holandesa, ganó el torneo el año pasado. Así, el mallorquín (7.370 puntos) obtiene una mínima renta de 70 puntos respecto a Murray (7.300), que cae a la cuarta plaza, por delante de Del Potro, que cierra el 'top-5'.

EL 13 DE FERRERO

El catorce de febrero se consiguió el trece de Ferrero. Era el máximo favorito y recientemente había roto en Casablanca una sequía de seis años sin títulos en el circuito ATP. En el Abierto de Brasil, Juan Carlos Ferrero (22) ha vuelto a repetir un título, y van trece en su carrera, al derrotar en la final al polaco Lukasz Kubot por 6-1 y 6-0 en apenas una hora de juego.

El Open de Costa de Sauípe, en Salvador de Bahía, es un torneo sobre arcilla, superficie propicia para el jugador español que ya en 2003 lograría Roland Garros y el número uno del mundo. Juan Carlos mantiene de esta manera una permanente y silenciosa ascensión en su nivel de juego después de un tiempo aposentado en el TOP 10.

En el tenis español viven jugadores que, día a día, luchan por ser el número uno y algunos, como Ferrero, por volverlo a ser. Pocas fechas atrás Feliciano en Johannesburgo, recientemente Verdasco en California y hoy, Ferrero en Brasil alientan al tenis español para explicar al mundo por qué en las dos últimas ediciones de la Copa Davis el campeón fue España. Sin o con Rafa Nadal. En Argentina o en España. Felicidades, Juan Carlos, continúas siendo un campeón para muchos amantes del tenis.

VERDASCO TAMBIÉN FELIZ

Ganar en Estados Unidos, contra un tenista de Estados Unidos, frente a un TOP 10, después de ceder el primer set, en un torneo puntuable para el circuito ATP, todas ellos son motivos para 'estar feliz'. Fernando Verdasco (11) derrotó al Andy Roddyck (7) por 3-6, 6-4 y 6-4 en la final de SAP OPEN disputado en San José, del Estado de California.

Verdasco o el tenis uniforme, mantuvo a lo largo del torneo una excelente disposición para alcanzar su cuarto título individual (Valencia, Humag y New Haven) y también, su cuarta victoria ante el jugador estadounidense. Después de un primer set dominado por éste último, Fernando modificó su estrategia jugando a partir del segundo más próximo a la línea de fondo y buscando de manera continua la proximidad a la red, hecho éste que presionaba a su rival. De esta forma, el español obtiene su primer título indoor.

Quizá sea Fernando Verdasco el tenista español más eclipsado por el brillo de Rafa Nadal. Sus facultades le posibilitan enfrentarse a cualquier rival con garantías reales para discutirle la victoria. Sin embargo, su status en el tenis mundial no está a la misma altura que el lugar que ocupa en el ranking mundial (11). En su país es admirado, aunque también por otros motivos distintos a los deportivos, y tal vez sea ello una causa que incida en su progresión como tenista profesional. Por parte de este medio, solamente queda el placer de felicitarte por todo, Fernando.

FOTOGRAFÍA 1 FOTOGRAFÍA 2

09 febrero 2010

PUNTOS SUSPENSIVOS

Cuando la sociedad española intenta encontrar sinónimos a la crisis, muchos ciudadanos detienen su mirada en un chaval de poco más de veinte años de vida para encontrar un estímulo y un placer garantizado, un extraño sabor a pólvora y a España.

Rafael Nadal parece un tipo nacido para ser reconocido por todos, por quienes le miran sin saber qué es el deporte y para quienes le admiran conociendo el tenis. Sin embargo, su generoso concepto del triunfo le llega a confundir. ‘Gracias a todos’ –nos dice, como si el público colaborase desde un sofá. Solamente vence él; los demás nos lo creemos. Él es así; nosotros lo queremos ser.

Aunque creamos que representa un modelo del estado de vencer, no es así. Rafa representa el presagio de lo que viene, la estrategia que gana aunque no gane, el prestigio que perdura como la madera, el jamón ibérico o el buen vino. Gana en la pista como nos gana fuera de ella. Su educación le permite emocionarse, y eso conmueve, sintoniza, emociona.

Es el carácter y la esperanza continua, un seguro para aunar opiniones, para evitar discutir. Hace olvidar los millones de euros que seguramente haya obtenido. Cuando era crío miraba, me consta, con el mismo gesto. Es la agresividad sin ningún punto suspensivo pues detrás de ella, sólo habita el deseo de ganar limpiamente. Es posible que todos quisiéramos que fuera campeón olímpico o número uno del mundo, y seguramente a nadie le habría importado que no lo hubiera sido. Únicamente en su porvenir es donde se escribenlpuntos suspensivos.

Rafa, no nos agradezcas que estemos contigo.
Gracias por estar tú siempre.

08 febrero 2010

FELICIANO FELIZ

Desde que en 2004 ganara en Viena por vez primera un título ATP World Tour, Feliciano López (39 ATP) no había vuelto a ganar otro. En el Open de Johannesburgo ya había derrotado en semifinales al principal favorito, el francés Gael Monfils (13), y en la final hizo lo propio frente a su compatriota Stephane Robert (100) por 7-5 y 6-1. Durante este tiempo, Feliciano acumulaba tres finales perdidas, la última de ellas en Dubai frente a Andy Roddick (7). Con este triunfo, Feliciano asciende seis puestos en la clasificación ATP. hasta el 33.

Enhorabuena, Feliciano. Nos gusta verte feliz.

MÁS INFORMACIÓN VISITA WEB OFICIAL - FOTOGRAFÍA : REG CALDECOTT

06 febrero 2010

MOTIVO DE ESPERANZA

De un tiempo a esta parte, nadie lo dice pero la gente parece esconder entre sus comentarios alguna sombra sobre el futuro como tenista de Rafa Nadal. Es como si el temor obligara a guardar silencio. Es como si luego del placer de ser llegara la calma de la espera. Es como si el miedo flotara en el ambiente o algún adivino nos hubiera confesado lo que no queremos ni pronunciar. Es como si el público estuviera inconscientemente preparándose por si acaso. Pero, preparándose ¿para qué?

El rumor es antesala de la noticia. (Pero nunca debería serlo). El periodismo ciudadano de los blogs no rinde cuentas a nadie; habla cuando quiere y sólo a la conciencia, a la conciencia moral le debe precio y tributo por decir o dejar de decir. Y decir se dice que Rafa Nadal podría pronto dejar de ser tenista por sus debilitadas rodillas. O por una de ellas, lo cual, a fin de cuentas, viene a ser lo mismo. Lógico es pensar que desde su entorno mantengan la postura del silencio porque, ni que decir tiene, nada deben decir. En primer lugar porque, en medicina se opina tanto como se desconoce. En segundo lugar, porque la preocupación de los públicos es proporcional a la información. Y finalmente, porque a Rafa Nadal le perjudicaría. Todo ello si, en el peor de los casos, el poder del rumor fuera una verdad incuestionable.

El tenis es un deporte más. Uno más. Rafa es un tenista que ha venido a hacerlo aún más importante en su país (Santana, Gimeno, Orantes, Arancha Sánchez Vicario, Conchita Martínez, Corretja, Moyá, Ferrero) y en su biografía. Después de él veEnlacendrán otros, y ya los hay (Feliciano, Verdasco, Robredo, Ferrer), que querrán participar en la misma historia de la que él forma ya parte. El tenis es un deporte que estudia milimétricamente al rival como otros tantos individuales y colectivos. Quizá sea la soledad del tenista en la pista y en su banquillo lo que le encumbre más allá que a otros deportistas. El físico es su arma tangible y la mente, su arma silenciosa. Tan poderosas y necesarias la una como la otra, existe una tercera -la facultad- la cual determina, da origen o no al deportista. Rafa Nadal no reúne a las tres en la misma proporción y quiza sea por ello por lo que a su entrenador,
Tony Nadal, le parezca
'imposible que Rafa sea el mejor jugador de la historia'. Tampoco es eso. No buscamos, al menos quien firma, dioses de la eternidad ni colosos que giren los nudos del deporte. Rafa hace feliz y eso ya es importante. Prácticamente el tenis nació como pretexto para tomar té y la pelota no era pelota sino una bolsa de tela rellena de cabello. Además sólo es un deporte y éste, debe ser un vehículo para el ocio y un argumento de la educación.

Lo más esperanzador de esta pseudo-realidad en torno a Rafa es que quizá nada de todo ello sea cierto. (O sí). Aun no siéndolo, existiría un espacio finito destinado también a la esperanza por haber sido testigos del juego de un chaval con carácter humilde que competía como si estuviera en juego su propia vida, que limó la celebración de sus victorias por consolar a sus rivales y que un día llegó a ser número uno del mundo y campeón olímpico. Y cuando alguien logra ser así y ser el mejor en su disciplina, aunque sólo sea un instante, es motivo de esperanza.

El verdadero tenis como se conoce hoy, nació en realidad en las canchas del ALL ENGLAND LAWN TENNIS AND CROQUET CLUB, que estaba precisamente en WIMBLEDON. Allí fue superando al que hasta entonces era el deporte principal, el croquet. Pronto alcanzaría el prestigio que hoy en día tiene no sólo el club sino el torneo que, sin duda, es el más importante del mundo por historia. Antiguamente, el vencedor era considerado campeón mundial. El primer campeonato sobre césped fue en Wimbledon y su ganador fue Spencer Gore en 1877. Para muchos, el mejor partido de la historia también se celebró aquí y fue el disputado un 6 de julio de 2008 entre Roger Federer y Rafa Nadal, entonces números 1 y 2 del mundo respectivamente, ganando éste último por 6-4, 6-4, 6-7, 6-7 y 9-7 en la final más larga de la historia de Wimbledon.

01 febrero 2010

ROGER FEDERER

Roger Federer ganó en el Rod Laver Arena de Melbourne el OPEN DE AUSTRALIA 2010 al derrotar en la final al escocés Andy Murray por 6-3, 6-4 y 7-6 (11) en poco menos de tres horas de juego. El suizo, con excelente nivel de juego a lo largo del campeonato, dejó aparcado en el vestuario el hecho de estar en desventaja en los enfrentamientos directos contra Murray. De esta manera aumenta su distancia en el Ranking ATP seguido ahora por Djokovic, Nadal y Murray en este orden.

Federer tuvo que salvar hasta cinco bolas de set en contra y necesitó tres bolas de partido para cerrarlo en un apasionante tie-break. Andy Murray es un sucesor, un aspirante, un campeón en proceso que le resta portar la savia que exhiben jugadores que, en una final, les hace crecer. A buen seguro satisfecho, el escocés deja Australia después de haber aprendido la lección de que, en ocasiones, no es suficiente jugar excelente para levantar un Grand Slam. Dieciséis en total ha conseguido el maestro de Basilea [7 Wimbledon, 4 Australia, 4 US Open y 1 Roland Garros]. Federer es un astro en el camino y siempre un as en la manga. Vence donde nadie alcanza a jugar y marca los tiempos de la historia en golpes de infinita perfeccíón técnica como su revés. Sin embargo, su inteligencia no siempre es un valor añadido. Frente a Murray con molestias musculares en su pierna derecha, el helvético no pareció saber aprovechar esa situación para determinar un partido menos cómodo para él que lo que pueda reflejar el marcador final. A diferencia de Rafa Nadal, lo cierto es que Roger Federer ya sólo sonríe cuando gana. Enhorabuena Monstruo.

MARCADORES