17 mayo 2010

FANTÁSTICO DEPORTISTA

ENHORABUENA, FIGURA


Rafael Nadal ha obtenido el Masters 1000 de Madrid después de derrotar en la final al suizo Roger Federer por 6-4 y 7-6 [5]. Con esta victoria, el balear asciende al número 2 en el ranking ATP que continúa encabezada por el helvético. Es el primer tenista en conseguir en una misma temporada los tres Masters 1000 sobre tierra batida (Montecarlo - Roma - Madrid). También se convierte de esta manera en el tenista que más títulos Masters 1000 posee (18) de todos los tiempos.


Para más información

DIARIO DE MALLORCA - BASLER ZEITUNG - MUNDO DEPORTIVO - MARCA - SPORT - AS

RAFA NADAL OFICIAL WEBSITE - ROGER FEDERER OFICIAL WEBSITE




El deporte es pasatiempo y cuando admitimos la competición, un deseo; un deseo de resultados a bote pronto y un deseo como sinónimo de placer y diversión. A todo ejercicio físico lo acompaña una acción mental y otra actividad accesoria como es la psicológica. Después de competir varías décadas en otro deporte individual pero diferente al tenis, no todas las premisas señaladas se cumplían en mi caso cuando a través de él trataba de experimentar aquel conglomerado de sensaciones. Es por ello por lo que existen deportistas que nunca podrían pertenecer a la élite (como quien escribe), otros que son de élite (y solamente eso), y otros que lo son de no haber sido deportistas también. Éste es el caso de Rafael Nadal (Manacor, 3 junio 1986).

Recuerdo que, con independencia de los resultados que hubiera tenido con cualquier rival, contra determinados jugadores nunca hubiera elegido enfrentarme. No era tanto por superioridad o no, ni por la derrota o la victoria, sino que aparecer irremediablemente en cada encuentro un momento sólo perceptible para los dos contendientes donde uno sabía que ganaría y el otro que perdería. Y viceversa con otros rivales. Algo semejante debe o parece ocurrirle a Roger Federer cuando delante de él tiene a Rafael Nadal. Incómodo, con una sonrisa media y un gesto convencido, tritura la mayor parte de sus enfrentamientos con el mallorquín con el handicap de saberse en dificultades a menudo insalvables. Y en el polo opuesto, Rafael Nadal cuando frente a él se erige la figura inmaculada, elegante y natural del suizo, debe de sentir un viento a favor, un ambiente cálido que le acoge y un esfuerzo casi siempre recompensado.

Rafael Nadal recrea su tiempo preferido en servir de pasatiempo estrella para su legión de seguidores debido en gran medida no tanto a su tenis, que también, sino a su postura ante él. Divertir cuando el deseo se convierte en aspiración es un exponente reservado a grandes personajes, entiéndase escritores, cineastas, humoristas y un largo etcétera. Es un fenómeno social que lidera una aspiración compartida, posible, esperanzada y asumible por públicos proletarios y elitistas. La sociedad actual, diseñada por mediocres caricaturistas de la actividad política, asume con grandeza cómo un deportista encarna sino su vida diaria, sí parte de sus ideales como seres humanos. Rafa Nadal, no por manocorense, ni por mallorquín o español, ni por tenista incluso, es todo un personaje a tener en cuenta para las nuevas generaciones y para generaciones ya curtidas en el escenario público.

Madrid clausuró su Masters 1000 mostrando una imagen tal vez verdadera de la actual sociedad española, pero no del tenis, único leiv motiv del torneo, sin discusión. En un recinto mágico especialmente para Rafael Nadal, personajes de la vida pública y a veces sonrojante de la España de hoy, coparon planos secundarios para convertirse, en muchos instantes, primeros planos. El ex motorista Ángel Nieto, el abogado García Montes, la cantante Paulina Rubio, el ex presidente Aznar, el futbolista Raúl, varias periodistas de prensa rosa, actores de segundo orden o presentadores de ficción, ocupaban localidades que no hubieran imaginado. Compromisos incuestionables que jugaban a ganar con un Manuel Santana orgulloso de compartir mesa, mantel y palco con autoridades como nuestra Reina, su hija o el alcalde de Madrid. Me pregunto si el glamour de un Masters 1000 no vendría significado con mayor argumentación con la presencia de personajes como los hermanos Sánchez Vicario, Orantes, Costa, Corretja, Ferrero, Andrés Gimeno, Moyá, o también leyendas como Becker, McEnroe, Wilander, Graff, Lendl, Vilas, Navratilova, Sampras o Agassi. Esto es, personajes mayúsculos del mundo del tenis al que presume pertenecer este Open de Madrid y sobre todo al que pertenece de pleno derecho Rafael Nadal. El próximo sábado se disputará en Madrid la Final de la Champions League de fútbol, ¿se imaginan en el palco del Santiago Bernabeu a Paulina Rubio, Jorge Fernández o García Montes?

Recientemente falleció Miguel Delibes, un escritor de casi noventa años que será reconocido durante muchos más. Quien me haya compartido mínimamente durante estos últimos meses, sabrá de mi fortuna por ser, no tanto vallisoletano, sino contemporáneo de aquél. Simplificando al máximo las distancias que pueden y de hecho existen entre el arte y el deporte, queda escrito que es también fortuna, además de orgullo y placer, coincidir en el tiempo con la presencia de un fantástico deportista como Rafael Nadal.


IMAGEN 1 : J.J.Franco
IMAGEN 2 : Oficial Website Rafa Nadal



6 comentarios:

  1. Las figuras mediáticas atraen al mundo del famoseo como la luz a las polillas. Eso ha sido siempre así y, me atrevo a decir, siempre lo será. Me quedo con el sabor de lo auténtico, con un Rafa que gana aunque no gane y que brilla con luz propia dentro y fuera de la cancha.

    ResponderEliminar
  2. No vi el partido porque estaba en Barcelona en plena fiesta pero me han dicho que estuvo bien. Felicidades a Rafa porque esta victoria le hará a él y a todos creer más en él y en el ranking de la ATP. Un saludo!!

    ResponderEliminar
  3. Sheyla, fue un partido que tuvo demasiadas rupturas de servicio pero en el que Rafa nunca dejó de imaginar que acabaría ganando como así fue. Lo contrario que Federer, que jugó bien aunque desesperado. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Digo yo que el anónimo que escribe sabe bien lo que dice por cómo lo razona. En efecto, Rafa es brillante, un deportista personal que, como tú, me atrevo a pronosticar, será ilustración de tiempos muy futuros. Gracias y "aparece" cuando quieras. Te lo agradeceré con respeto.

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que , efectivamente , es una gran suerte ser contemporáneo de figuras como la de Rafa Nadal ; poder verle jugar en directo y además ganar , ya no es sólo suerte , es un privilegio difícil de explicar con palabras , por todo lo que emociona , lo que hace vibrar y a veces sufrir... , pero la recompensa es enorme y deja un sabor de boca dulce , muy dulce . Es verdad que es necesario abstraerse de ciertos personajillos de la actualidad española que ocupan inexplicablemente lugares de preferencia en la grada , pero aún así la experiencia merece la pena .

    Rafa es muy grande deportivamente , pero su comportamiento en la pista y fuera de ella le hace crecer más cada día , por eso tiene esa legión de seguidores...

    ¡ A seguir disfrutandolo !

    ResponderEliminar
  6. Pues tú lo has dicho todo, todo, Eva. No queda más que sacarme la mano del bolsillo, dirigirla a mi cabeza y quitarme el sombrero.
    Saludos.

    ResponderEliminar

MARCADORES