15 mayo 2010

UNA RAQUETA AMIGA


CUARTOS DE FINAL


FFB/MADRID. Frente a John Isner en la jornada del jueves y contra Gael Monfils en la del viernes, Rafa Nadal ha convencido si cabe aún más a su público de Madrid para disputar en casa la semifinal frente a su compatriota Nicolás Almagro y con permiso de éste, la final del OPEN MADRID 2010 [Domingo 16, 18.30 horas) frente al vencedor de la semifinal Federer – Ferrer.

En el partido que le enfrentó al norteamericano Isner, a Rafa sólo le fue preciso mantener un nivel de concentración mínima para que su rival, sin confianza todo el encuentro, fuera construyéndose una derrota juego a juego. Lo cierto es que John Isner es el principal perjudicado de su notable estatura (206 cm). Su escasa movilidad se acentúa cuando debe retrasar su posición para golpear la bola con garantías. Es por eso por lo que no suele dejar alcanzar a la pelota su máxima altura. Su servicio no es suficiente. Además la altitud, la fina lluvia y el viento hacía que la pista estuviera más rápida aún de lo que sus piernas soportan. El marcador final (7-5, 6-4) hablan de un partido igualado, pero no fue así. Rafa Nadal ganó antes de empezar su choque contra Isner.

Los cuartos de final le midieron al francés Gael Monfils (18, ATP). Debido seguramente a la seguridad y superioridad que muestra a sus rivales sobre tierra batida, lo cierto es que Monfils salió a la pista central de la Caja Mágica sin creer en el milagro de derrotar al mallorquín. Sólo al final del encuentro pareció ofrecer una alternativa a su derrota; intentar desconcentrarlo. Lo que consiguió fue un aplauso del público y terminar más temprano su encuentro. Rafa es concentración. El francés ofreció un nivel dudoso para lo que corresponde a su ranking ATP y al torneo que disputaba. El manocorense, por su parte, limitado y ciertamente contagiado por la ausencia de ritmo de su rival, no mostró ninguna de las cartas que pueden llevarle a ganar su Masters 1000 número 18 y superar a Andre Agassi. En el camino le espera Nicolás Almagro y posiblemente a Roger Federer con el permiso y la forma exhibida del fantástico y renacido David “Davis” Ferrer, que derrotó en el mejor tenis de la jonada al escocés Andy Murray (7-5, 6-3).

Madrid espera discutir al suizo Federer quién puede ser mejor aún en el mundo del tenis. Rafa Nadal camina seguramente, aunque sin total seguridad, a disputar el número uno del mundo a su rival, amigo y enemigo Roger Federer. La capital de España, con más público que experiencia en estos acontecimientos, arropa a cada tenista español pero admira a Rafa Nadal sobre todos ellos. Niños, jóvenes y mayores, hombres y mujeres, buscan aliento y acomodo entre una raqueta amiga para escapar una tarde invernal de mayo de su realidad actual, para abrir su Caja Mágica y encontrar en ella un duelo Nadal – Federer.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

MARCADORES