01 julio 2011

UNA MENTE ORGANIZADA

Jugará su quinta final en el All England Lawn Tennis Club and Croquet Club de Londres después de derrotar al escocés Andy Murray (ATP 4) por 5-7, 6-2, 6-2 y 6-4. Tras un primer set disputado con la igualdad que merece una semifinal de Grand Slam, Rafa Nadal desactivó todas las posibles soluciones que su rival había tramado para derrotar al reciente ex número uno de mundo. En efecto, poco antes del inicio del encuentro, el serbio Novak Djokovic, al derrotar al francés Jo-Wilfred Tsonga (7-6, 6-2, 6-7 y 6-3), había alcanzado matemáticamente el liderato de la lista ATP. Por tanto en la final del próximo domingo, se enfrentarán nuevamente los dos mejores tenistas de la temporada actual y actuales número uno y dos del mundo.

Antes, en semifinales, Nadal había presentado sólidos argumentos para autoconvencerse de que vencer a su amigo Djokovic en la actualidad no es un utopia sino una posibilidad factible. Salvo algunos problemas en su revés, el mallorquín realizó un partido más que brillante y aún más si cabe con el mérito añadido de haber perdido la primera manga. El británico volvió a encontrarse con Nadal en una semifinal londinense como ocurriera en 2010 y otra vez perdió su oportunidad de disputar una final en Wimbledon. La esperanza de conseguirlo comenzó a derretirse cuando, paradójicamente, tuvo el marcador a su favor. A partir del segundo set, Nadal expuso, como tantas veces, ante su rival una mente organizada capaz de mantener un idilio con sus espectadores y el pulso durante cada segundo de un encuentro decisivo. Esta defensa de su tenis caló en su rival hasta bien entrada la semifinal. Murray apenas despertó ya hasta el último set cuando puso en serios apuros a su rival después de haber perdido su servicio en el juego inicial. Con 2-1 a favor de Nadal y su servicio, Andy Murray desperdició dos bolas para igualar el set.

La final Nadal - Djokovic (la quinta esta temporada) puede que sea para muchos aficionados y magnates del tenis el lujo más rentable y el mayor reclamo que hoy en día puede ofrecer un abierto. (No sólo porque en las cuatro anteriores ganó el balcánico). De lo que no hay duda alguna es que Wimbledon querría ser el escenario y sería el escenario elegido tanto por unos como por otros. Incluido Rafael Nadal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MARCADORES